Lo que la Semana de la Alta Costura digital podría significar para la sostenibilidad

POR FEMKE VAN BRUINESSEN


English version


A causa de la COVID-19, en marzo se anunció que la Semana de la Alta Costura otoño-invierno había sido cancelada. Sin embargo, las firmas enseguida empezaron a anunciar alternativas digitales y, así, apareció un nuevo tipo de Semana de la Alta Costura. En un contexto donde el calendario de la moda está abierto a debate y donde la sostenibilidad está ganando más importancia, es importante pensar en lo que esta Semana de la Alta Costura digital podría significar para el futuro de la industria.


Una de las primeras cosas que cabe remarcar es que este año nadie viajó a París para la Semana de la Alta Costura otoño-invierno y tampoco hubo puestas en escena extravagantes como aquellas por las que ciertas marcas son conocidas. Los eventos de esta Semana de la Alta Costura digital fueron increíblemente locales y relativamente pequeños, pues no se permitían ni desplazamientos ni grandes grupos de gente. Este tipo de shows, más pequeño y local, es mucho más sostenible que un espectáculo al que las personas tienen que desplazarse, donde se tiene que construir un set y en el que hay que invertir grandes cantidades de dinero, tiempo y materiales. Todo ello para un evento de apenas 15 minutos.


Sin embargo, merece la pena mencionar que la producción de un fashion film también puede ser algo en absoluto sostenible. Aunque los fashion films no son ninguna novedad, esta Semana de la Alta Costura demostró que las firmas pueden presentar un fashion film en vez de un espectáculo completo. Esto es algo prometedor, ya que, dependiendo de las elecciones que se tomen en la producción, estos vídeos podrían ser más sostenibles que un gran espectáculo.


Aún así, nos surge la siguiente pregunta: ¿acaso no está justificado usar materiales no sostenibles si es por fines artísticos? Por ejemplo, pese a que los desfiles de Chanel son poco sostenibles, el montaje es impresionante. Los montajes, conceptos, temas y producciones están muy bien elaborados y, la mayoría de las veces, son verdaderamente bonitos. Sin embargo, también es posible crear arte maravilloso de forma sostenible, tal y como se ha visto en esta Semana de la Alta Costura digital.


Tanto Iris van Herpen como Maison Rabih Kayrouz realizaron un único look para este evento. Iris van Herpen lanzó un vídeo titulado Transmotion en el que mostraba un vestido blanco y negro. El vídeo y el vestido fueron ambos creados en Ámsterdam. La producción, pequeña y local, resultó en un único vestido, pero esto fue suficiente para los fans de esta firma de alta costura.


Del mismo modo, Maison Rabih Kayrouz lanzó únicamente un vestido y un vídeo. Su vestido, una prenda naranja realizada enteramente con cuerdas, cintas y cremalleras, estaba desprovisto de tejidos. El vídeo hacía un guiño a los dos lugares en los que trabaja: su atelier en París, donde se elaboró el vestido, y su atelier en Beirut, donde se diseñó.


Estas dos firmas solo realizaron un vestido y un vídeo que lo acompañaba, pero esto fue más que suficiente. Muchas otras firmas también crearon menos looks de lo normal y será interesante ver si, en el futuro, seguirán creando menos diseños en lugar de elaborar 20, 30 o incluso 70. Esta Semana de la Alta Costura digital ha demostrado que se puede marcar la diferencia con menos looks y que presentar colecciones enormes es innecesario.


Algunas firmas como Schiaparelly y Ralph & Russo lanzaron bocetos en vez de looks completos. Schiaparelly solo presentó bocetos y Ralph & Russo mostró bocetos y looks, algunos representados por modelos creados con CGI y otros, los diseños terminados, presentados por modelos reales. Esta idea de lanzar bocetos en lugar de looks completos es interesante, pero ¿será aceptada en el futuro? Cuando el mundo llegue a la era «normal» pospandemia, un diseñador que presente looks completos y también bocetos podría encontrarse con muchas críticas. Actualmente, es algo increíble, pero, en el futuro, el hecho de lanzar bocetos y looks incompletos puede verse como excusa o dejadez.


En resumen, la Semana de la Alta Costura digital mostró firmas con menos looks de lo normal, solo un look o bocetos en lugar de varios looks. Los desfiles fueron reemplazados por vídeos y la industria se vio obligada a trabajar de forma más local y reducida. Esta Semana de la Alta Costura digital ha confirmado que hay más formas de mostrar la costura fuera del estilo que ya conocíamos: no es necesario ceñirse al formato de los «desfiles de París».


Por supuesto ahora la pregunta es si estas firmas seguirán optando por estas opciones incluso cuando el formato de los desfiles vuelva a ser posible. La industria de la moda y los diseñadores podrían usar la pandemia y el hecho de tener que trabajar en línea y de manera local como una oportunidad para cuestionar los formatos, la organización y las estructuras que son vistas como «la norma» en la industria. Esta Semana de la Alta Costura digital nos ha demostrado que hay muchas opciones y que, si los diseñadores deciden cambiar la forma en la que trabajan, seguro que encuentran métodos nuevos e innovadores. Después de todo, a los diseñadores se les paga para crear.



Traducido del inglés por Deniz Iscan


15 vistas0 comentarios