La talla lleva la razón

Actualizado: jul 20

BY AJ PERRENOUD


English version


Imagina esto: estás echando un vistazo en la web de una tienda de moda sostenible, pensando en todo esos vestidos de verano tan bonitos, en todos los estilos diferentes de vaqueros. Encuentras un par que te llama muchísimo la atención, vas a comprobar la talla y… tan solo encuentras tallas hasta la 42. Suspiras, pero pronto te das cuenta de que la suerte está de tu parte porque la tienda tiene una sección de tallas grandes. Sin embargo, el estilo de estas prendas no se asemeja a lo que buscas. Esta historia es bastante común entre las que somos mujeres de talla grande. Las marcas sostenibles ofrecen tallas que llegan hasta la 42, cuando en América la media se encuentra entre las tallas 46 y 48 (1). Además existe una sección de tallas grandes en la que se encuentran tallas entre la 44 y la 48. A menudo, las marcas ni siquiera ofertan prendas más allá de la 42. Esta falta de tallaje, incluyendo las de las secciones de tallas grandes, presenta un problema para la moda en general. Las mujeres que pasan de la 42 se encuentran limitadas a la hora de comprar moda sostenible. Si la talla promedia de una mujer está por encima de la que ofrece la marca, no se nos da la opción de comprar de forma sostenible.  Normalmente, los catálogos de prendas de talla grande no comparten el mismo estilo que las demás. Por ejemplo, una marca puede tener 300 estilos diferentes de vestidos de tamaño estándar y tener solo 15 de estos estilos ofertados en vestidos de talla grande. Esta propuesta tan limitada puede hacer que las mujeres de tallas grandes se sientan apartadas de todo lo que conlleva el movimiento de la moda sostenible. Además, el tener menos opciones también restringe la variedad de tiendas en las que comprar. Si perciben que la compañía no se involucra lo suficiente en tener diferentes tallas, invertirán su dinero y su tiempo en otra que sí las tenga. La moda sostenible debería incluir a todos los tipos de cuerpos, ya que todo el mundo usa ropa. Todo el mundo genera residuos textiles, pero si cambiamos nuestra forma de comprar podemos ayudar a limitar la cantidad de ropa que acumulamos y a mejorar la manera en que tratamos nuestro vestuario. Las marcas sostenibles que solo ofertan prendas con tallas inferiores a la 42 obligan a las mujeres de tallas más grandes a buscar ropa en las marcas de “fast fashion” o moda rápida. Esto es justo lo contrario a lo que se necesita.  La moda rápida o “fast fashion” cuenta con varias marcas que sí piensan en las mujeres de tallas superiores a la 42. Se necesita que ese mismo enfoque tenga lugar en las marcas de moda sostenible y que no se limiten tanto las opciones. Si hay un cambio en su disponibilidad de tallas veremos cómo el número de mujeres que apoyan el movimiento sostenible comienza a subir, ya que todos merecemos sentir que aportamos a esta causa nuestro granito de arena.  Referencias: 1. Nunes, Mary. “It's True: The Average Size of the American Woman Is No Longer 14.” Byrdie, Byrdie, 13 Apr. 2020, www.byrdie.com/average-body-weight.


Traducido al español por Patricia Jiménez Orellana.

8 vistas

© 2020 por ELOQUENTIA. Todos los derechos reservados.

  • Twitter
  • Instagram