La realidad sobre el greenwashing en la industria de la moda

Actualizado: feb 9

POR KATIE WHEATLEY


English version

Version française


Mientras que la industria de la moda intenta volverse más ética y sostenible, las marcas hacen uso de estos conceptos para atraer más consumidores. Con el paso de los años, la gente ha comenzado a cambiar sus armarios para que sean más respetuosos con el medioambiente y, por ello, deciden consumir marcas que respeten esos valores y prácticas. Sin embargo, algunas de ellas están engañando a sus consumidores y son culpables de caer en el greenwashing o ecoimpostura.


«Ecoimpostura» hace referencia a las empresas de moda que sostienen que sus productos son respetuosos con el medioambiente cuando normalmente no es el caso. Se comenta que marcas conocidas como Primark, Zara, Boohoo y H&M han realizado esta práctica en el pasado. Aunque todavía hay que investigar más para poder apoyar estas declaraciones, tampoco sería de extrañar que una marca como Boohoo hiciera algo así. Mucha gente ha acudido a las redes para intentar boicotear a la empresa debido a las malas condiciones de trabajo y al abuso que ejercía sobre sus empleados.


Para las compañías es muy fácil decir que sus prendas son éticas y sostenibles, pero eso no significa que, entre bastidores, estén realizando todo el trabajo para conseguirlo. Si insisten en que son éticos y sostenibles, deben serlo en todas las fases de producción de sus prendas. Aunque esto se refiera principalmente al suministro, la fabricación y el diseño de los artículos, también hace referencia al negocio en su conjunto. Aunque las prendas de ropa de muchas marcas de moda rápida fueran sostenibles, nunca podrían considerarse éticas y sostenibles debido a las malas condiciones de sus fábricas y el abuso ejercido a sus empleados.


Uno de los errores comunes que cometen las marcas de moda rápida tiene que ver con los materiales que emplean. Debido al uso de plaguicidas dañinos en el cultivo del algodón, el algodón convencional no es un material sostenible. Las compañías deberían sustituir este producto por bambú, cáñamo o algodón orgánico. Este tipo de cambios aumentaría el precio de las prendas. Sin embargo, en 2015, investigadores de Nielsen mostraron que el 73 % de los millennials pagaría más por artículos sostenibles. Sin duda, esta cifra habrá aumentado en estos últimos cinco años.


Puede parecer complicado determinar qué marcas están realizando greenwashing, pero hay acciones que, como consumidor, puedes llevar a cabo. Realizar tu propia búsqueda puede parecer difícil, pero merece la pena, ya que los datos pesan más que las palabras y, de este modo, podrás desenmascarar las falsas declaraciones de las empresas. Descubriendo quién fabrica tus prendas, leyendo sus políticas de transparencia y revisando sus certificaciones te garantizas poder comprar de manera sostenible.


Cuando las marcas de moda se den cuenta de que los consumidores están continuamente buscando las prendas más éticas y sostenibles, se pensarán dos veces hacer ecoimpostura. Una acción vale más que mil palabras y este tipo de comportamiento en la industria de la moda debe llegar a su fin.



Traducido por Sandra Iscan Luengo


14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2020 por ELOQUENTIA. Todos los derechos reservados.

  • Twitter
  • Instagram