Germin.ar: Prendas que florecen

Actualizado: ago 16

BY VICTORIA ROBLES


English version

Version française


Sabrina Rodriguez Uzal es la diseñadora argentina detrás de Germin.ar, un proyecto con el que creó indumentaria sostenible que, además de para vestirse, puede plantarse para que se convierta en flores o plantas. Esta idea nació cuando estudiaba Diseño de Indumentaria en la Universidad de Buenos Aires y le propusieron pensar su tesis en 50 años en el futuro: “Fue ahí cuando determiné que iba a ir por ese lado, justamente para que mis colecciones no sean un residuo en 50 años. Empecé a interiorizarme en distintas materialidades nobles y biodegradables para poder dejar un impacto positivo en el medioambiente”. Aunque la confección artesanal de los materiales y las prendas sea complicada, la diseñadora hace que parezca simple al explicarlo: “Tenemos todas materialidades que parten del algodón y de la lana. Obviamente los algodones son la parte que no está artesanalmente tan intervenida, aunque algunos los teñí naturalmente a base de piel de cebolla, que son esos tonos mostaza que se destacan en algunos conjuntos. El textil icónico de mi colección es el fieltro, que es un paño de lana artesanal. Lo hago yo misma con vellón de lana merino, al cual le añado semillas hortícolas y florales para poder generar soportes textiles plantables. Esto nos da la posibilidad de programar la vida útil de la prenda que, si bien es muy durable y el consumidor decide cuándo darle fin, se reinventa dando lugar a otra funcionalidad distinta a la inicial”. Sabrina trabaja sola y, a pesar de que suena difícil que una sola persona haga todo el trabajo artesanal, ella afirma que disfruta mucho el proceso de creación: “Es algo que no sabía que iba disfrutar. El hecho de amasar fieltro es un desgaste físico enorme, pero a la vez es casi terapéutico pasar horas teniendo ese contacto directamente mano-material”. La segunda cosa que más le gusta de crear colecciones es lo que viene después: la aceptación de su trabajo por parte del público. Al principio creyó que lo cuestionarían o que no entenderían cómo funciona, pero recibió muy buenos comentarios e incluso ganó un concurso el año pasado, con el cual pudo desarrollar mejor la línea y presentarla en Designers BA, uno de los eventos de moda más importante de Buenos Aires.


Image: UZAL's Instagram account (@uzal.sustentable)

Sin embargo, aunque tenga mucho conocimiento y creatividad, todavía encuentra dificultades como diseñadora sustentable: “Cuando vas a comprar telas a mayoristas es muy difícil conseguir una 100% natural; siempre tienen alguna mezcla. Es bastante limitante y desafiante, pero también de eso trabaja un diseñador ¿no? De poder encontrar y con lo que tiene a mano poder hacer algo, por eso también el hecho de poder fabricar mis telas me liberaba un poco del estrés de tener que encontrar la tela perfecta”. Pero, ¿de dónde surgió la idea de agregarle semillas a sus prendas? La referencia vino de los papeles plantables: “Me había comprado una agenda que lo traía, que tiene un poco esa lógica. El papel proviene de la tala de un árbol, pero si cuando terminas de usarlo lo plantas, al final termina cerrando un círculo de evolución, y de ahí nació la idea de que eso se podía llevar a un textil. Empecé probando, bordando y demás. Obviamente para el uso cotidiano no era viable usar algo con semillas bordadas porque no resiste los lavados; iba a germinar”. Así es como terminó usando el fieltro porque, al igual que el papel reciclado, envuelve a la semilla y tiene un resultado viable comercialmente. Actualmente hay nuevas marcas sostenibles y otras ya establecidas que intentan cambiar su modalidad de producción o reciclar. Algunas lo hacen porque realmente les interesa la contaminación que producen, pero otras lo ven como una “tendencia” y tratan de utilizarlo a su favor. Rodriguez Uzal opina: “Muchas veces no conocemos el trasfondo de algunas marcas, pero sí creo que la moda sustentable justamente no tiene que ser solo una moda, sino que tiene que ser una cualidad. En el futuro deberíamos dejar de decir "esto es sustentable y esto no", porque tendríamos que tener este aspecto ya incorporado en las colecciones. Yo creo que hay diseñadores que empiezan a tener inquietudes porque hay un contexto que nos muestra, como el actual, que paramos un mes y mágicamente el planeta se limpió en un gran porcentaje de la contaminación que nosotros producimos, pero también pienso que hay muchas otras marcas que lo utilizan como una estrategia de marketing”. El impacto que quiere dejar en el futuro con Germin.ar tiene que ver con este pensamiento sobre el medioambiente: “Hay una actitud que podemos cambiar, una más sustentable. Toda acción que tengamos necesariamente genera un impacto en el medioambiente o en nosotros, y depende de nosotros elegir que ese impacto sea positivo, neutro o negativo”. Además del mensaje personal de que nada es tan imposible: “Cuando empecé a pensar este proyecto veía los papeles plantables y decía "yo voy a hacer una tela plantable", y todo el mundo me miraba como que estaba loca; creo que con mucho trabajo de investigación nada es imposible. También tiene que ver mucho con esto de comunizar la información, de poder confiar en el colega y no ser cerrados en nuestros pensamientos, porque el otro siempre puede aportarnos algo”, expresó Rodríguez Uzal.

27 vistas

© 2020 por ELOQUENTIA. Todos los derechos reservados.

  • Twitter
  • Instagram